ESPERMATOGENESIS Y OVOGENESIS



INICIO

MOTIVACIÓN


    -  Se inicia la sesión con la presentación de imágenes sobre los procesos de espermatogénesis y ovogénesis.



                      




                        

-  Se observa y se comenta asumiendo compromisos en forma individual, luego realizamos las preguntas necesarias:

a.-¿Qué observas en los gráficos?
b.- ¿Cada célula sexual pasara por un proceso para su formación? ¿Porque?
c.- ¿Sabes cómo se llaman estos procesos?
d.- ¿Estos procesos son importantes? ¿Porque?

Los estudiantes responden en forma oral , la docente escribe en la pizarra los aportes de los  alumnos, luego sistematiza lo observado y concluye con el tema denominándolo “Los                                                               procesos  del Sistema Reproductor masculino y femenino Espermatogénesis y          Ovogénesis”      


PROCESO

 -   Los estudiantes individualmente exploran información de los procesos Espermatogénesis y                                                                Ovogénesis, subrayando las características y funciones de cada uno de ellos.

ESPERMATOGÉNESIS Y OVOGÉNESIS 

Espermatogenesis
En la pubertad, las células germinales masculinas situadas en los testículos o gónadas
masculinas, se activan y dan lugar al comienzo de la espermatogénesis o formación
de los espermatozoides, que son los gametos masculinos. Los gametos son células
sexuales especializadas (espermatozoides y ovocitos) producidas por las gónadas
(masculinas y femeninas, respectivamente) que transmiten la información genética
entre generaciones.
La espermatogénesis o formación de los espermatozoides, tiene lugar en los túbulos
seminíferos de los testículos en donde se encuentran las células germinales en
diversas fases de desarrollo. Las células germinales son células indiferenciadas
llamadas espermatogonias que se multiplican por mitosis y contienen 46
cromosomas. Cada espermatogonia aumenta de tamaño y se convierte en un
espermatocito primario que sigue teniendo 46 cromosomas. Al dividirse el
espermatocito primario da lugar a dos espermatocitos secundarios cada uno de los
cuales tiene ya 23 cromosomas, es decir, la mitad de la dotación genética de una
célula normal. De cada espermatocito secundario se originan dos células hijas
llamadas espermátides que también contienen 23 cromosomas. Por último, se
produce la transformación de cada una de las espermátides en un espermatozoide.
Se necesitan unos dos meses para formar un espermatozoide a partir de un
espermatocito primario y este proceso solo ocurre a temperaturas inferiores a la del
cuerpo humano. Por esta razón los testículos están alojados en el escroto, fuera de la
cavidad abdominal. Cada día, alrededor de 300 millones de espermatozoides
completan el proceso de espermatogénesis.
En la pared de los tubos seminíferos se encuentran, además, las células de Sertoli que
proporcionan un soporte mecánico y metabólico a los espermatozoides y en el tejido
conjuntivo situado entre los túbulos seminíferos se encuentran las células de Leydig
que son las encargadas de secretar la hormona testosterona. La diferencia fundamental
entre la espermatogénesis y la ovogénesis consiste en que las células germinales (las
espermatogonias) del hombre continúan multiplicándose a lo largo de su vida adulta
mientras que las de la mujer (ovogonias) terminan su multiplicación antes del
nacimiento, quedando en la fase de ovocito primario.
Los espermatozoides y los ovocitos contienen solo 23 cromosomas, de modo que en el
momento de la fecundación (penetración de un espermatozoide en un ovocito
secundario), se formará una nueva célula, el zigoto o huevo, con 46 cromosomas, 23
de orígen materno y 23 de orígen paterno.



Ovogénesis
La ovogénesis es la formación de los gametos femeninos u ovocitos en los ovarios o
gónadas femeninas. Los ovocitos son células sexuales especializadas producidas por los
ovarios, que transmiten la información genética entre generaciones. A diferencia de la
espermatogénesis que se inicia en la pubertad en los varones, la ovogénesis se inicia
mucho antes del nacimiento en las mujeres. El ovario fetal contiene muchas células
germinales que se dividen por mitosis y se convierten en otro tipo de células mayores, las
ovogonias, que también se dividen por mitosis y finalmente, dan lugar a los ovocitos
primarios. Tanto las ovogonias como los ovocitos primarios tienen 46 cromosomas. La
división de las ovogonias termina antes del nacimiento, de modo que si son destruídas en
esta fase no pueden ser renovadas.
Los ovocitos primarios permanecen en un estado de desarrollo estacionario desde su
formación antes del nacimiento, hasta inmediatamente antes de la pubertad y están
rodeados por una sencilla capa de células. En conjunto, el ovocito primario y la capa de
células que lo acompañan constituyen el folículo primordial. En la especie humana cada
ovario contiene en el momento del nacimiento entre 200.000 y 2 millones de ovocitos
primarios, contenidos en folículos primordiales. Al llegar a la pubertad hay alrededor de
40.000 y solamente unos 400 podrán madurar a lo largo de la vida fértil de la mujer,
mientras que el resto de ovocitos primarios degenerará. En cada ciclo sexual, las
hormonas gonadotropinas, secretadas por el lóbulo anterior de la hipófisis, estimulan a
varios folículos primordiales a continuar su desarrollo, aunque solo uno suele alcanzar el
grado de maduración necesario para ser ovulado. Los folículos primordiales maduran a
folículos primarios que, a su vez, dan lugar a los folículos secundarios. Por último, el
desarrollo del folículo secundario da lugar al folículo maduro o De Graaf en el interior
del cual el ovocito primario se convierte en ovocito secundario que es el que será
expulsado durante la ovulación a lo largo de la vida reproductora de la mujer, de un modo
cíclico e intermitente. Aunque la célula germinal femenina es conocida popularmente
como óvulo después de la ovulación, estrictamente hablando es un ovocito secundario y
contiene 23 cromosomas, es decir, la mitad de la dotación genética de una célula humana.
El ovocito secundario solo se convertirá en óvulo maduro en el momento de la
fecundación, cuando se produzca la penetración del espermatozoide dentro del ovocito.
A continuación y como consecuencia, se formará una nueva célula, el zigoto o huevo que
tendrá 46 cromosomas, 23 procedentes del óvulo maduro y 23 procedentes del
espermatozoide.

-   Los estudiantes en forma grupal  organizan la información en un mapa conceptual en Mind manager. Además en un cuadro comparativo establecen comparaciones de ambos procesos.

Luego de haber terminado con la actividad, los estudiantes explican sus esquemas
elaborados de ambos procesos del sistema reproductor masculino y femenino.


SALIDA

Los estudiantes emiten sus opiniones referentes al tema en forma reflexiva en clase y en el    blogg educativo





2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. me ayudo mucho en mi tarea y en mi evaluación bimestral

    ResponderEliminar